Recursos lingüísticos. Expresiones latinas

Ab aeterno: Desde siempre; des­de mucho tiempo atrás; sin principio.

Ab initio: Desde el principio.

Ab ovo: Desde el huevo. Cuando se trata de narraciones, significa desde el origen o desde un momento muy remoto del suceso narrado.

Absit: Con esta voz se manifiesta el deseo de que alguna cosa esté o vaya lejos de quien habla.

Ab urbe condita: Desde la fun­dación de la ciudad (Roma).

Abusus non tollit usum: El abu­so no anula el uso.

Accessit: Segundo premio; men­ción honorífica. Castellanizado en accésit, DRAE.

A contrariis: Por los contrarios; por las cosas contrarias. El argu­mento contrariis es aquel en que se parte de dos posiciones opues­tas y se concluye de una lo contra­rio de lo que se sabe por la otra.

Addenda: Adenda; apéndice, so­bre todo de un libro. Se emplea más en femenino.

Addenda et corrigenda: Lo que debe añadirse y corregirse.

Ad hoc: Apropiado; adecuado; lo que se dice o hace sólo para un fin determinado.

Ad hominem: Contra el hombre; al hombre; a la persona. El argu­mento ad hominem se aplica a una forma de razonar en la que se in­tenta refutar o convencer al adver­sario utilizando sus propias pala­bras o hechos, en lugar de apelar a argumentos generales.

Ad honorem: Lo que se hace sin retribución alguna.

Ad infinitum: Hasta lo infinito; lo que no tiene límites.

Ad interim (a.i.): Provisionalmente; con carácter interino; entretanto.

A divinis: De las cosas divinas. Se utiliza en Derecho canónico para indicar la penalidad que consiste en la suspensión de los oficios religiosos. Un sacerdote suspendido a divinis no puede ejercer su mi­nisterio. La cesación a divinis es, según el DRAE, la «suspensión canónica de los divinos oficios en una iglesia violada».

Ad libitum: A voluntad; a elec­ción; a gusto; con libertad. La abreviación ad lib se ha populari­zado en el mundo de la moda.

Ad Maiorem Dei Gloriam (A.M.D.G): A la mayor gloria de Dios.

Ad nauseam: Hasta producir re­pugnancia (física y moral).

Ad pedem litterae: Al pie de la le­tra. Literalmente.

Ad perpetuam memoriam: Para eterna memoria.

Ad referendum: A condición de ser aprobado por la autoridad su­perior.

Ad valorem: Según el valor. Se usa, sobre todo, para indicar que una mercancía importada paga un derecho de entrada proporcio­nal a su valor.

A fortiori: Con mayor razón.

Alea iacta est: La suerte está echada.

Alias: Por otro nombre; de otro modo; mote; apodo.

Alma mater: Madre nutricia. Los escritores latinos se referían a la patria con esta expresión. Hoy se emplea para aludir a la Universi­dad. Alma mater es un sintagma femenino: la alma mater (se em­plea la delante de a tónica, en lu­gar de el, porque alma no es aquí sustantivo, sino adjetivo).

Alter ego: Otro yo. Es la persona en la que se ve un trasunto de otra.

Ante meridiem (a.m.): Antes del me­diodía.

A posteriori: Después, con pos­terioridad.

A priori: Antes; con anteriori­dad.

Ars longa, vita brevis: El arte (la ciencia) es duradero, pero la vida es breve. Esta expresión se emplea para indicar que cualquier tarea importante requiere mucho es­fuerzo y tiempo; pero la vida de quien la emprende es corta.

Ars moriendi: Arte de morir.

Aurea mediocritas: Áurea me­dianía. Con esta expresión se alu­de a los que viven felices sin gran­des ambiciones.

Aut Caesar aut nihil: O César o nada. Esta expresión sirve para ponderar la extremada ambición de alguna persona.

Ave, Caesar, morituri te salutant: Dios te guarde, César, los que van a morir te saludan. Así se expresaban los gladiadores del circo antes de emprender sus luchas.

Bis: Dos veces. Se emplea para in­dicar que algo está repetido o debe repetirse. También se aplica a la re­petición de una obra o de un frag­mento de ella para corresponder a los aplausos del público.

Bona fide: De buena fe.

Campus: Conjunto de terrenos y edificios pertenecientes a una Uni­versidad.

Carpe diem: Disfruta del presen­te; goza mientras vivas.

Casus belli: Motivo de guerra o discusión; algo que ocasiona o justifica emprender hostilidades.

Cogito, ergo sum: Pienso, luego existo.

Consummatum est: Todo se ha cumplido o consumado.

Corpore insepulto: De cuerpo no sepultado. Con esta expresión se alude al funeral que se celebra por un difunto que se encuentra de cuerpo presente.

Corpus delicti: El cuerpo del de­lito.

Cuique suum: A cada uno lo suyo.

Cum laude: Calificación máxima que puede otorgarse a una tesis doctoral.

Curriculum vitae: Relación de los títulos, honores, cargos, traba­jos realizados, datos biográficos, etc., que califican a una persona.

De facto: De hecho, es decir, no oficialmente (se opone a de iure).

Deficit: Falta.

De iure: De derecho; por virtud o por ministerio de la ley.

Delirium tremens: Delirio con agitación y alucinaciones.

Deo gratias: Gracias sean dadas a Dios (solía usarse para saludar al entrar en una casa).

Deo volente: Dios mediante; si Dios quiere.

Desideratum: Aspiración, deseo que aún no se ha cumplido. El plural, desiderata, significa, ade­más, la relación de objetos que se echan de menos o cuya adquisi­ción se propone.

Deus ex machina: Dios bajado por un mecanismo especial. La expresión se aplica al personaje poderoso que, de forma a veces poco verosímil, resuelve una si­tuación complicada.

De visu: Con la vista; por haber­lo visto.

Dominus vobiscum: Dios sea con vosotros.

Do ut des: Doy para que des; en reciprocidad. Se refiere a la acción de la que se espera algo a cambio. Se aproxima a la expresión caste­llana «toma y daca».

Dura lex, sed lex: La leyes dura, pero es la ley.

Ecce Homo: He aquí al hombre. El DRAE recoge eccehomo con los significados de «imagen de Jesu­cristo como lo presentó Pilatos al pueblo» y «persona lacerada, rota, de lastimoso aspecto».

Emporium: Emporio. Lugar donde concurren para el comer­cio gentes de diversas naciones; ciudad o lugar notable por el flo­recimiento del comercio.

Ergo: Por tanto, luego, pues. Se usa en la argumentación silogísti­ca, y también festivamente.

Ex abrupto: De repente, de im­proviso; bruscamente, sin guardar el orden establecido.

Ex aequo: Con igualdad de méri­tos. Se aplica especialmente a pre­mios.

Ex aequo et bono: Según lo que es justo y bueno. En Derecho, pre­cedida del verbo juzgar, esta ex­presión equivale a actuar con equidad.

Ex cátedra: Desde la cátedra (de San Pedro). Se dice de las verdades que proceden del Papa. En sentido figurado: en tono magistral; con autoridad de maestro. La norma académica admite también ex cátedra, sin hache intercalada.

Ex libris: Etiqueta o sello grabado que se estampa en el reverso de la tapa de un libro, donde consta el nombre del dueño o el de la bi­blioteca en que se encuentra. A ve­ces, aparece escrito junto, exlibris, como sustantivo castellanizado.

Ex nihilo, nihil: De la nada no sale nada.

Explicit: Término con que en las descripciones bibliográficas se de­signan las últimas palabras de un escrito o de un impreso antiguo.

Ex profeso: Intencionadamente; deliberadamente. La forma exprofésamente es incorrecta.

Factotum (de fac y totum): El que lo hace todo. Sujeto que de­sempeña en una casa o depen­dencia todos los menesteres; per­sona de plena confianza de otra y que en nombre de ésta despacha sus principales negocios.

Festina lente: Apresúrate lenta­mente. La expresión recuerda el refrán «Vísteme despacio que ten­go prisa», es decir, que no se debe proceder atropelladamente para ganar tiempo, porque con la prisa se suele perder.

Fiat lux: Hágase la luz. Sirve para manifestar el deseo de que resplandezca la verdad y para indicar un gran descubrimiento.

Fiat voluntas tua: Hágase tu vo­luntad.

Gaudeamus: Alegrémonos; go­cemos. Como sustantivo mascu­lino se emplea en castellano para indicar fiesta y regocijo.

Gaudeamus igitur, iuvenes duro sumus: Gocemos, pues, mientras somos jóvenes. Es el comienzo de una antigua canción estudiantil, todavía en vigor en nuestras uni­versidades.

Grosso modo: Aproximadamente; a grandes rasgos; más o menos; su­mariamente. Nunca debe antepo­nerse la preposición a.

Habeas corpus: Derecho del de­tenido o del preso a ser oído, in­mediata y públicamente, por un juez o un tribunal.

Hic et nunc: Aquí y ahora; inme­diatamente.

Homo finit, opera manent: El hombre muere, las obras perma­necen.

Homo homini lupus: El hombre es un lobo para el hombre.

Homo sapiens: El ser humano que sabe y progresa.

Honoris causa: Por razón o causa de honor. Doctor honoris causa es un título honorífico que conceden las universidades a una persona eminente (debe decirse «doctor honoris causa por, no «doctor ho­noris causas de»).

Horror vacui: Horror al vacío.

Ibidem (ib.; ibid.): En índices, notas o citas de impresos o manuscritos, se usa con su propia significación de allí mismo o en el mismo lugar.

Idem (id.): El mismo; lo mismo. Se suele usar en las citas para repre­sentar el nombre de un autor últi­mamente mencionado.

ldem per idem: Lo mismo es lo uno que lo otro.

Imprimatur: Es la licencia que da la autoridad eclesiástica para im­primir un escrito.

In absentia: En ausencia. Cuan­do un tribunal juzga a alguien in absentia, en castellano se dice que se le juzga en rebeldía.

In aeternum: Para siempre; eter­namente.

In albis: En blanco. Una persona está in albis cuando no está ente­rada o al corriente de algo.

In articulo mortis: En peligro de muerte o próximo a ella.

In dubio, pro reo: En caso de duda, a favor del reo.

In excelsis: En las alturas. Toma­do del himno «Gloria».

In extenso: En toda la extensión; en su totalidad; con todo detalle.

In extremis: En circunstancias extremas; poco antes de morir.

In flagranti delicto: Sorprendido en el momento de cometer un de­lito. El DRAE recoge in fraganti.

In illo tempore: En aquel tiempo; hace mucho tiempo.

In medias res: En medio de las cosas; en plena acción; en pleno asunto.

In memoriam: En recuerdo de alguien o de algo.

In pectore: En el pecho. Se aplica al que mantiene en secreto una decisión que ha tomado.

In perpetuum: Para siempre.

In promptu: De repente; de im­proviso; de modo no deliberado.

In saecula saeculorum: Por los siglos de los siglos. Con esta locu­ción, que va seguida, generalmen­te, de la respuesta amen, terminan, en la liturgia romana, las oracio­nes. Figuradamente se emplea para indicar un tiempo lejano que no hemos de ver.

In situ: En el sitio; en el mismo lu­gar.

In solidum: Por entero. Expresa la facultad u obligación que, sien­do común a dos o más personas, puede ejercerse o debe cumplirse enteramente por cada una de ellas.

In statu quo: Las cosas están o deben estar en la situación que te­nían; en el mismo estado.

Interim: Entre tanto. El DRAE re­gistra ínterin.

In terminis: En último lugar.

Inter nos: Entre nosotros.

Inter vivos: Entre vivos. Una do­nación inter vivos es la que se rea­liza con las condiciones que exi­gen las leyes para que tenga efecto en vida del donante.

In vino, veritas: En el vino está la verdad.

In Vitro: En el cristal; en una pro­beta. Se aplica a los experimentos biológicos hechos en el laborato­rio, y no sobre el organismo vivo.

In vivo: En vivo (cuando los ex­perimentos se efectúan en un or­ganismo que tiene vida).

Ipso facto: Inmediatamente; en el acto.

Ite, missa est: Id, la misa ha ter­minado.

Lapsus calami: Error de pluma. Se trata de los errores involunta­rios que se cometen al escribir.

Lapsus linguae: Error de palabra. Se dice de las equivocaciones que se producen al hablar.

Lato sensu: En sentido amplio.

Loco citato (loc.cit.; l.c.): En el lugar citado. Se usa en citas, referencias, etc.

Magister dixit: El maestro lo ha dicho. Se suele emplear de forma irónica.

Manu militari: Con mano mili­tar; por la fuerza; con rigor.

Mare magnum: Abundancia, con­fusión, grandeza, muchedumbre confusa de personas o cosas. A ve­ces aparece escrito maremágnum, forma que el D RAE no registra. Maxime: Principalmente; sobre todo.

Mea culpa: Por mi culpa.

Mens sana in corpore sano: Mente sana en cuerpo sano.

Modus operandi: Modo de ac­tuar o proceder.

Modus vivendi: Manera de vivir; norma de conducta.

Motu proprio: Por impulso pro­pio; por propia voluntad; libremen­te. Son incorrectas las expresiones de motu proprio y motu propio.

Mutatis mutandis: Cambiando lo que se deba cambiar.

Nihil obstat: Nada lo impide; no hay ningún obstáculo. Era una fórmula empleada por los censo­res eclesiásticos para indicar que no existía impedimento para la publicación de una obra.

Nolens volens: Quieras o no; de grado o por fuerza; por las buenas o por las malas. La expresión es si­nónima de velis nolis.

Noli me tangere: No me toques.

Non multa, sed multum: No muchos libros, sino muchas veces los mismos autores; no muchas cosas, sino mucho. Con esta ex­presión se quiere indicar que es preferible aprender pocas cosas bien, en lugar de muchas mal.

Non (o nec) plus ultra: No más allá. Designa un límite que no ha sido o no será superado. Esta ex­presión se emplea en castellano como sustantivo masculino para ponderar las cosas, exagerándolas y levantándolas a lo más que pue­den llegar.

Nosce te ipsum: Conócete a ti mismo.

Nota bene (N.B.): Observación, aclaración. Se emplea en impresos o manuscritos para llamar la aten­ción hacia alguna particularidad.

Opere citato (op.cit.): En la obra citada. Se utiliza en los escritos científicos para no tener que repetir el título de una obra ya mencionada.

Opus Dei: Obra de Dios.

O tempora!, O mores!: ¡Oh tiem­pos!, ¡oh costumbres! Con esta ex­presión, Cicerón se quejaba de al­gunas costumbres perniciosas de su época.

Passim: Aquí y allí; en una y otra parte; en lugares diversos. En cas­tellano se usa en las anotaciones de impresos y manuscritos.

Pater noster: Padre Nuestro. El DRAE registra paternóster.

Pauca, sed bona: Pocas cosas, pero buenas.

Peccata minuta: Error, vicio o falta leve.

Per accidens: Accidentalmente.

Per capita: Por cabeza; por per­sona; individualmente.

Per se: Por sí mismo.

Persona non grata: Persona mal recibida.

Plus ultra: Más allá.

Post meridiem: Después del me­diodía; por la tarde.

Post mortem: Después de la muerte.

Post scriptum (P.S.): Después de lo es­crito.

Prima facie: A primera vista.

Primus inter pares: El primero entre iguales.

Princeps: Primera edición de una obra.

Pro domo sua: En su provecho; con egoísmo.

Pro indiviso: Sin dividir.

Quid pro quo: Una cosa por otra.

Quórum: Número de individuos necesario para que un cuerpo deli­berante tome ciertos acuerdos; pro­porción de votos favorables para que haya acuerdo.

Quo vadis?: ¿Dónde vas?

Rara avis: Extraño; fuera de lo común.

Sancta sanctorum: Parte o lugar más santo de los santos. El DRAE registra sanctasantórum: «Lo de mucho aprecio, lo muy reservado y misterioso».

Sensu contrario: En sentido con­trario.

Sensu lato: En sentido amplio.

Sensu stricto: En sentido estricto.

Sic: Así; de esta manera. En las ci­tas textuales, escrita entre parén­tesis o corchetes, esta palabra in­dica que una expresión que po­dría parecer inexacta está así en el original.

Sic transit gloria mundi: Así pasa la gloria del mundo.

Sine die: Sin fecha fija.

Sine ira et studio: Sin cólera y con conocimiento; sin rencor ni parcialidad. En una polémica, suele emplearse para refutar las opiniones del contrario.

Si vis pacem, para bellum: Si quieres la paz, prepara la guerra.

Statu quo: Se usa como sustanti­vo masculino para designar el es­tado de cosas en un determinado momento.

Stricto sensu: En sentido estric­to; de forma precisa.

Sub iudice: Bajo tratamiento judi­cial; pendiente de resolución (por lo general, ante los tribunales).

Sui generis: Muy especial; pecu­liar.

Suo tempore: A su tiempo; en la ocasión precisa.

Superavit: En contabilidad, can­tidad que sobrepasa a la de los gastos.

Sursum corda!: ¡Arriba los corazones! Se usa para animar o infundir valor a alguien que está desalentado. No debe confundirse con el sursuncorda, supuesto personaje anónimo de mucha importancia.

Taedium vitae: Tedio de la vida; disgusto de vivir.

Te Deum o Te Deum laudamus: A Ti, oh Dios, te alabamos. El DRAE registra tedéum con el sig­nificado de «cántico que usa la Iglesia para dar gracias a Dios por algún beneficio».

Thesaurus: Tesauro (nombre dado a algunos diccionarios, catá­logos, antologías, etc.).

Tibi gratias: Gracias te doy.

Tu quoque, fili mi!: ¡Tú también, hijo mío! Son las palabras que Ju­lio César dijo cuando vio que Bru­to iba a matarlo.

Turba multa: Turbamulta; multi­tud confusa y desordenada.

Ultima ratio: Razón última; ar­gumento extremo. Ultima ratio re­gum («ultima razón de los reyes») era una inscripción grabada en los cañones de la época de Luis XIV: Ultimatum: Resolución definiti­va. Decisión terminante.

Urbi et orbi: A la ciudad y al mun­do (la ciudad es Roma, ya que se trata de la bendición del Papa); a los cuatro vientos; a todas partes.

Ut infra: Como abajo se dice.

Ut supra: Como se ha indicado arriba. Se emplea en algunos es­critos para referirse a una fecha, cláusula o frase escritas antes, con lo que se evita su repetición.

Vade mecum: Marcha conmigo. El DRAE recoge vademécum: «Li­bro de poco volumen y de fácil manejo para consulta inmediata de nociones o informaciones fundamentales».

Vade retro: Retírate, retrocede; se emplea para rechazar a una perso­na o cosa.

Vale: Consérvate sano; pásalo bien. Es una fórmula de despedida.

Vanitas vanitatum, et omnia vanitas: Vanidad de vanidades, y todo vanidad.

Velis nolis: Quieras o no; de gra­do o por fuerza.

Veni, vidi, vici: Llegué, vi, vencí. Con estas palabras anunció César al Senado Romano una de sus vic­torias. Se usa familiarmente para expresar el éxito rápido en alguna empresa.

Verba volant, scripta manent: Las palabras vuelan, los escritos permanecen.

Verbi gratia (v.gr.): Por ejemplo; verbigracia.

Versus: Hacia.

Via Crucis: El camino de la Cruz.

Vice versa: Viceversa; al contra­rio; cambiadas dos cosas recípro­camente.

Volaverunt: Volaron. Se usa festi­vamente para significar que una cosa faltó, se perdió o desapareció.

Vox populi: Voz del pueblo; opi­nión popular o generalizada; del dominio público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close