Los verbos escuchar y oír se suelen confundir a menudo, puesto que ambos se refieren al sentido del oído. Ahora bien, no tienen el mismo significado:
Oír, según el Diccionario de la Real Academia Española, significa ‘percibir con el oído los sonidos’.
Escuchar, sin embargo, significa ‘prestar atención a lo que se oye’.
Es decir, que primero está la capacidad sensitiva de oír y, después, viene la acción de escuchar, que es voluntaria e implica intencionalidad por parte del sujeto. Así, frases como Escuché un trueno sólo tendrían sentido si el sujeto estuviera pendiente de lo que está ocurriendo. Si no fuera así, y el trueno sorprendiera a dicho sujeto, lo correcto sería decir Oí un trueno. Lo mismo ocurre con el ejemplo Óyeme y deja de leer el periódico: si lo que pretendemos es que la otra persona nos preste atención, deberíamos decir Escúchame y deja de leer el periódico.
Con la pareja de ver y mirar pasa exactamente lo mismo: ver es ‘percibir con los ojos’, mientras que mirar es ‘dirigir la vista a un objeto’.
Ficha elaborada por:
Luna Paredes, Jéssica Herrera y Claudio Yáñez
(Escuela de Escritura).